En búsqueda de un yeso color neón.

By Tuesday, May 19, 2015 0 Permalink 0

Nunca me he fracturado un hueso. No digo esto con orgullo, sino con melancolía y mucho arrepentimiento. Cuando te rompes un brazo, te ponen un yeso forrado en el color neón de tu predilección que grita “Soy un little fucker”. Tus padres te envían a la escuela con un Sharpie para que tus amigos te escriban “recuerdos” y “amigos x 100pre”. Usas la hora de recreo para propagar el mito de la piquiña que causa el bendaje, la cual solamente se cura usando un gancho de alambre; y del acto atrevido que es bañarse, para el cual necesitas envolver tu yeso-trofeo en ...