Una nueva tribu.

By Sunday, July 27, 2014 2 Permalink 0

So this happened…

Oficialmente, llevo 24 horas como single care taker de otra vida, y no me ha ido tan mal. La verdad es que cuidar de otras personas es lo que hice por mucho tiempo. Supongo que esa es la consecuencia inevitable de ser parte de una familia tan grande, tan de extremos, de donde soy el jamón del sandwich. Siempre sentí que tenía que ser el ancla y el timón. Double duty. Digo, nadie me lo pidió. Nadie me dijo: “Tú tienes que cuidar a tus hermanos.” No hubo una delegación de responsabilidades o un nombramiento. Nadie lo anunció por Facebook para hacerlo oficial. (Aunque eso hubiese estado bien fucking cool). Solo se que cuando mis hermanitos nacieron, algo también nació en mi. It was a fucking voice I could not ignore. Y mira que traté. Ya tenía suficiente experiencia de vida como para saber que sometimes life just sucks. It really does. Mi mayor deseo era que ellos vieran el mundo como yo hubiese querido que me lo hubieran enseñado. No creo que al día de hoy eso haya cambiado mucho. Freud would have a field day, I know.

Lo malo es que, con el tiempo, los ayudados crecieron o maduraron. Algunos crecieron, y no maduraron (Hola, hermano mayor.) Otros maduraron más rápido de lo que físicamente han crecido (Hola, hermana menor.) Cuando me quede sin otros que cuidar me di cuenta que, todo este tiempo, maybe la que necesitaba que la cuidaran era yo.

Enter my wonderful and amazing friends a.k.a las contadas almas nobles que leen este blog. Eso, es precisamente lo que Huggies no te dice de la vida caóticamente hermosa de ser madre (o mamá gallina de otros). Que cuando el caos, el ruido y el bickering diario se acaba; cuando ya no tienes cómplice para hacer travesuras en corillo; o partner para estar en guerra con los otros, tienes mucho tiempo libre para pensar en todo. Tiempo para sobre analizar si en realidad te gusta tu trabajo. Mierda, tu carrera. Si estas tan verdaderamente contenta con estar soltera como dices. O, si te sientes tan realizada con todo y eso de no tener una cuenta de ahorros de persona grande. Ahí es que el verdadero trabajo empieza.

Hace varios días fui a cenar con mi jefe. Fue de esas cenas que no quieres ir, se prolongan más de lo debido, pero en verdad la pasas bien (pero nunca lo admitirías en voz alta. In writing, yes. Out loud? Hell, no.) Anyways, él estaba hablando de que los puertorriqueños somos tribales. Disfrutamos estar en tribu. En corillo. Y así hacemos todo, y vamos a todos lados. Como buen abogado, ese fue el tema de la noche, incluido en su opening y closing statement. Dos horas y media completas para pensar en mi tribu. Mi corillo original: mis hermanos.

Mi hermano mayor ya hizo su propia familia; un lindo corillito que más vale que cuide y no joda (Jury’s still out on that one). Los chiquitos se fueron hace 6 años con la Cacica María a tierras lejanas. He pasado muchos años con esta tristeza sin diagnosticar, pero mi jefe (of all people!) me dio mi Eureka moment: aunque no quiero menospreciar la familia que me han dados mis amigos, lo cierto es que extraño muchísimo el line-up original de mi tribu. Extraño hasta las peleas. Go figure.

Por eso, decidí hacer un nuevo (aunque pequeño) corillo. Uno formado por una criatura de cuatro patas, con ojos como frijoles negros, a quien llamé Oliver. Chief Oliver, si lo dejan. 15 años después, estoy otra vez limpiando mojones chiquititos y calmando lloriqueos por la noche. Soy feliz.

2 Comments
  • Hilmarie
    July 31, 2014

    Bello Chief Oliver! Yo no soy mucho de niños, probablemente por tantos sobrinos que tengo! Pero hace un año y pico mi esposo y yo añadimos dos criaturas de cuatro patas a nuestra pequeña tribu, y si es cierto, aunque haya que recojer mojones (pequeños o grandes) si es algo que da felicidad and one of the best decisions ever made. Wish you all the best to you and Oliver!

    PS: Love you blog! Keep it up!

    • Mc
      August 1, 2014

      Gracias por tus lindas palabras Hilmarie! So far so good, me sorprende cuan rápido aprende y se ha acostumbrado a mi casa, lo cual me da mucha ilusión. 🙂